Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio
Boletín de novedades

Recibe semanalmente
nuestras novedades:
¡Suscríbete!
Boletín electrónico de novedades de Onubenses.org: ¡Suscríbete!

Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
¿Nuevo usuario?
 

contratación de publicidad on line

Ciudadanía onubense

Fronteras IV

From Particulares. Published on 18/04/2014.

Para la población palestina, entrar en la ciudad de Jerusalén durante todo el año es un sufrimiento añadido a la permanente situación de conflicto en la que viven. Largas colas ante los puestos de control que se abren en el muro, enojosas medidas de seguridad, hacinamiento, indefensión. La férrea presión disminuye si se trata de niños, ancianos o personas enfermas, pero los miles de palestinos que cada día van a trabajar deben añadir unas cuantas horas más a su jornada laboral, mientras acceden a la capital.

Desde el lunes de esta semana, y hasta el domingo, la entrada a Jerusalén ha sido ya totalmente prohibida, como medida de seguridad. Son los días previos al Pesaj, la fiesta grande de los judíos, y el miedo es siempre pretexto poderoso para aumentar la represión. Los problemas que acarrea este castigo colectivo llevan a imaginar el futuro de la capital israelí inexorablemente ligado a una división étnica. Jerusalén no es más que un emblema del conflicto que sacude Oriente Medio. En el resto de la zona la división adquiere dimensiones dramáticas, simbolizadas en esos tres muros que separan los territorios palestinos del resto del mundo. La “valla de seguridad” (así la llama el gobierno israelí) que rodea Gaza se extiende también por el mar, pues desde 2007 se mantiene un bloqueo marítimo para toda la franja.

Los efectos terribles de estos muros sobre la población palestina son más que conocidos, tanto a nivel demográfico como económico, aún contando con que la información que nos llega pasa por filtro israelí. Pero una cosa es saberlo y otra muy distinta vivirlo cada día: tener restringida en la práctica la libertad de movimientos, no poder llegar a tiempo a un hospital, haberse visto desplazado para dejar sitio a toneladas de hormigón, dar un inmenso rodeo para llegar a la escuela o la universidad… Una segregación racial, un apartheid abiertamente ilegal ante los ojos indiferentes o cómplices de la comunidad internacional. No son muros que protejan a los de dentro, sino que tratan de escarmentar a los de fuera.

Todo el problema de paz en Oriente medio es un problema de fronteras, de muros dentro de otros muros, de amarguras que se suman a la violencia generalizada, y no podían faltar en la reflexión de esta semana. Mientras, en la Ciudad Santa de Israel, los judíos se disponen a celebrar su Pascua y los cristianos la muerte y resurrección de Jesús. Un palestino, por cierto.

La joven monja

From Particulares. Published on 18/04/2014.


Vestidita de negro
camina, la monja,
en la mañana.
Las manos enlazadas
y un rezo inconcreto,
un corazón pálpito
-sacrílego pensamiento-
en el alba encarcelada
de su enfebrecido cuerpo,
de su llagada alma,
de su desnuda soledad…
jamás saciada.

Madrid
Semana Santa
Abril de 2014

Días de abril de 2014

From Particulares. Published on 18/04/2014.

Bueno, me vengo aquí porque en Facebook sólo se habla de Gabriel García Márquez, y es un coñazo. Todos dicen las mismas cosas, ponen fotos parecidas y la mayoría se contentan con citar el comienzo de “Cien años de soledad”. Y no es que me moleste por García Márquez, sino por los clichés que hay que tragarse. García Márquez es uno de los pocos grandes genios de la narrativa del siglo XX (la poesía dio algunos más) y no me apetece verlo convertido en carne de Facebook. Lo seguiré leyendo y releyendo. Para mí no ha muerto en absoluto. Pero digámoslo aquí, bajito, donde todos lo hemos leído.

He dicho genio.

Y bueno, según parece he recuperado a una amiga. Salvo esa sensación de herida abierta, de decepción. Nada sale como planeamos, nunca la realidad responde a nuestras patéticas previsiones. Siempre tiende a ser peor. No me quejo: realmente podría ser peor.

Pero estoy aquí con la pipa entre los dientes, gozando del mejor tabaco sirio que mi paladar y mi bolsillo pueden permitirse. He hecho las páginas que me correspondían hoy, y son páginas buenas. En unos días me tomaré un par de días de vacaciones que tengo merecidos. La obsesión por el trabajo me hace soñar un par de veces por semana que sigo en el periódico y llega la hora de cierre y no he hecho mi parte. O que estoy en la facultad y se aproximan los exámenes y no he ido a clase.

Algún día hablaré del peor momento del día. Cuando te despiertas hacia las 5 o las 6 y no te puedes dormir pero es demasiado pronto para levantarte. Entonces todo lo peor te viene a la cabeza, todo el futuro terrible que ciertamente llegará pero que de momento no quiero ni imaginar. Y no lo quiero imaginar y no lo hago, pero es el momento de mayor lucidez. Si algún día me suicidara, cosa que no pienso hacer, sería en esa hora crítica, espantosa, de absoluta desesperanza pero también de absoluta clarividencia, cuando estás tendido como si fuera un sacrificio y no puedes negar lo que dicen las voces. Pero lo haces y las niegas; si no qué. Y al día siguiente te levantas y te pones a traducir y a ocuparte de las cosas que necesitan atención. Y a lo mejor escribes: entonces abres un poco la espita y durante tres o cuatro noches sólo sueñas cosas absurdas y ridículas y divertidas. Y así vamos pasando. Tampoco puedes confiarte a mucha gente: suelen estar absortos en sus propios problemas. Te las vas apañando.

Total, que, como me dijo hoy una amiga, al menos ahí tenéis sol. Cierto. Seguro que un día de sol no me suicidaré. Por eso vivo en el sur: por amor a la vida.

No sea que un día la vida sea tan lluviosa y gris y encapotada que ya no merezca la pena.

Se puede

From Particulares. Published on 17/04/2014.

Tenía yo algún escrúpulo por contar la historia de mi amiga en Facebook, y de hecho esta mañana la borré. Pero no antes de recibir un mensaje con un teléfono y un par de consejos. Para no alargarme, el problema ha dado en unas horas un giro de 180 grados, al intervenir la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Ahora es muy probable que, con su mediación, el banco renegocie con mi amiga el pago de esa deuda. Parece que puede conseguirse que no vayan adelante con el embargo de sus bienes, que era lo que pretendían, y no me extraña: por 15.000 euros una casa sin hipoteca que podían subastar y sacar por ella el triple… En qué manos estamos.
Hoy trabajé toda la mañana, comí con unos amigos (incluyendo a la afectada, que llevaba semanas recluida) y trabajé otra vez toda la tarde. Estoy completamente agotado pero quería contar que una historia que surgió ayer para estropear la tarde empezó esta mañana a clarificarse.

Fronteras III

From Particulares. Published on 16/04/2014.

Dicen que en el "tren de la muerte" sólo hay una cosa que no se te puede olvidar: mantener los ojos abiertos. Un sueñecito, un despiste, puede ser fatal. Ser violada, secuestrado o asesinado es el destino de muchos de los migrantes centroamericanos en su travesía hasta la frontera norte de México. Y después de llegar al norte está la valla, y después, el desierto, y la Policía estadounidense, y los patriotas tejanos con rifles… Y más allá, los empleos basura, las redes de prostitución, los seguros médicos carísimos… Y al final, sólo al final, unos poco, muy pocos, alcanzan la categoría de ciudadano.

Y tras su estela, el dolor. Desde hace 10 años, madres guatemaltecas, nicaragüenses, salvadoreñas y hondureñas suben a ese tren de mercancías, también conocido como la Bestia, y repiten el recorrido que antes hicieran éstos. Buscan alguna noticia, una pista; no han recibido ninguna llamada desde que partieran; el sufrimiento sólo acabará cuando los encuentren, vivos o muertos.

México es considerado para los observadores internacionales como un "cementerio de migrantes", está lleno de fosas de jóvenes que no pudieron pagar el precio de emigrar. En América, la tragedia se cierne cada día camino de la frontera sur de Estados Unidos, por mar o por tierra, replicando lo que ocurre en el resto del mundo, aquí mismo, en Ceuta o Melilla. ¿Y por qué se arriesgan? Porque viven en unas condiciones tan malas que la muerte no es un obstáculo; el sueño americano, el sueño del norte, es más valioso que lo que tienen cada mañana. ¿Y por qué los matamos? Es el gran fracaso del sistema: huir de la pobreza tras la llamada de la opulencia para acabar muertos, expulsados o maltratados. Ni los gobiernos de partida, ni el de paso, ni por supuesto el de llegada hacen nada, tratan al emigrante indocumentado como un delincuente o un terrorista, con la misma agresividad, ejerciendo una política capitalista donde sólo tienen valor cuando hacen falta. El control del movimiento de las personas es esencial para los postulados del capitalismo neoliberal, pues es usado para articular crecimientos a bajo coste o para responsabilizar a terceros de las problemáticas sociales. Que no nos engañen: nadie nos invadirá hoy a través de la frontera, lo hacen a través del supermercado.

Y mientras nos enteramos, las madres siguen preguntando… ¿Lo ha visto usted señor?, repiten en las estaciones, en las morgues, en las comisarías; es el llanto hecho palabras.

El horror

From Particulares. Published on 16/04/2014.

Hoy he hablado con una amiga a la que el banco va a embargarle la casa por una deuda de 15.000 euros. Ella nunca ha debido nada, su casa la tenía pagada. Pero intentó montar una pequeña tienda que no funcionó y el crédito que pidió en su momento va a ser su ruina. El banco se apropiará de la casa y la venderá en subasta al precio que quiera, en una de esas subastas de tiburones. Para el banco es una perita en dulce: estos son los que les gustan a los bancos. Ni me imagino la ganancia que se van a llevar con este asunto. Muchísimo más de los 15.000 euros que ella les debe.

Mi amiga sobrevive de milagro dando clases particulares. Es fotógrafa y artista plástica, habla varios idiomas. Es una persona, culta, civilizada, encantadora. Salvo un milagro, se va a quedar en la calle, como tantos. Pero el banco hará su gran negocio.

No saco ninguna conclusión. O las saco todas.

Fronteras II

From Particulares. Published on 15/04/2014.

Corea sigue siendo el único país entre los que distintas guerras separaron en el siglo pasado que sigue dividido. Lo que sabemos de las dos Coreas es muy poco, suena este a conflicto lejano -en el tiempo y en el espacio- con tintes estrambóticos y poco más: un dictador ridículo y criminal a partes iguales por un lado, muchos de los bienes de consumo que llegan a nuestras manos con el sello de “Made in Corea” y pocas garantías de justicia social en la otra parte, la constante amenaza nuclear de una parte, el imperialismo de la mayor potencia militar del mundo que allí tiene desplegados decenas de miles de soldados de la otra. Y para de contar. Eso es lo que sabemos o eso es, al menos, lo que nos han contado.

Poco sabemos sobre un conflicto que ha tenido mayor poder de destrucción que el que tuvo la II Guerra Mundial sobre Europa y Asia, en el que han perdido la vida unos cuatro millones de personas y que, aunque no esté en su fase más virulenta, tampoco se ha solucionado todavía ni parece que vaya a ser resuelto en un breve periodo de tiempo.

Corea es víctima de muchas cosas pero sobre todo de haber sido moneda de cambio entre las grandes potencias: China, Japón, los Estados Unidos de Norteamérica, la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas... que han utilizado su territorio, además, como campo de pruebas, y a sus habitantes como cobayas humanas de, entre otras cosas, armas químicas y biológias. Nada que desconozcamos, cierto, pero tampoco nada a lo que debamos resignarnos.

Estos días desde La Otra Orilla estamos trayendo esos territorios de frontera que nos denuncian a toda la Humanidad, al delatar nuestra incapacidad de entendernos, de resolver nuestros conflictos, nuestras diferencias, ejemplos que, encarnados en todos aquellos que sufren las consecuencias de las decisiones de unos estúpidos dirigentes que deben creer que están jugando a las batallitas o que están defendiendo oscuros intereses mientras sus “súbditos” son aniquilados, vejados... y Corea es un ejemplo paradigmático de ello. Estos días que muchos dedican a contemplar imágenes talladas sobre lo que fue la Pasíon de Jesús de Nazareth hace muchos años, deberíamos hacer el esfuerzo por comprender que esas imágenes están actualizadas en personas que, a veces cerca, a veces lejos de nosotros, están sufriendo en sus carnes el dolor de verse envueltos en un conflicto que ellas no han causado.

Aura de luz y agua, de Francisco Vélez Nieto

From Particulares. Published on 15/04/2014.


“…Pétalos que lleva el viento
la espina queda de duelo
el dolor siempre por dentro.”

Creo que deben existir pocos charcos en los que Francisco Vélez Nieto no haya introducido el pie, sedienta persona como es de todo acontecer que a su alrededor se manifieste. Reflexivo aunque dinámico en sus apreciaciones, ha utilizado siempre la palabra como motor de cambio a lo largo de su ya extensa vida y se ha interesado por mil y una cuestiones sin quedar nunca satisfecho de lo realizado, condición necesaria para el poeta: evocador como es de mundos nuevos.
Paco Vélez suma a su condición de narrador, poeta, crítico literario, agitador y gestor cultural, el haber desempeñado infinidad de oficios que hacen que su visión como vate no sólo se nutra de la inspiración, la lectura continuada y el estudio, sino que sea refrendada por la carne llagada del dolor propio y ajeno observado o padecido en el transcurrir del tiempo:
VENTANA AL MEDITERRÁNEO
“Dejé mi ventana abierta
y entró el Mediterráneo
el de la belleza ajada
y sus aguas enturbiadas.
Los mitos ya no son mitos
son leyendas trasnochadas,
las basuras envenenan,
sus olas ensangrentadas.
Los barcos portan tristeza,
oro negro, sombra larga.
Nadie saluda en los puertos
la alegría de la descarga.
Los pueblos visten de luto
¡tanta sangre derramada!,
el poder de la soberbia
airea su falsa soflama.
Ya no existe la belleza
la copla está amordazada,
no queda taberna abierta
ni amante de noches largas.
La muerte inunda los muelles,
y en la arena de la playa
solo la belleza ensuciada
de un tiempo que se acaba…”

El tránsito de la vida, con todas sus consecuencias, está en cada uno de los versos de este poemario. Pero ¡ay!, ¡cuánto daño se le ha hecho en el último siglo a la Naturaleza, a la Pachamama! ¡Qué dolor de agua infecciosa, de aire contaminado, de luz ajada!
“…Susurro insobornable mi corriente lleva.
Antes arroyo seco a música encenagada
por las parodias sedientas que enredan,
contaminación perversa de la avidez
donde mis manos no serán sumergidas,
aunque un seco viento queme mi piel
quedando envuelta de cicatrices.”

Vélez Nieto es un autor prolijo que ha editado una buena colección de poemarios, narraciones, artículos y reseñas, dignas de ser evocadas en el horno del placer que supone la lectura, esa actividad silenciosa y callada que tanto alimenta y que en estos tiempos audiovisuales ha quedado relegada para desgracia del aprendizaje y el conocimiento que suponen entregarse desnudo al placer de amarla sin ataduras: sin prisas ni algaradas.
Extraigo del prólogo lo que sigue: Aura de luz y agua es una meditación sobre esta civilización cada día más embrutecida por su propia inconsciencia y codicia. El agua, fuente y razón de ser, nacimiento y vida. Mitos, leyendas, palpitaciones de luces. Su frescor de cada día sufre maltrato y desatino.Pues eso. Lea a Vélez Nieto. Su poesía está alimentada por la razón que aporta el paso del tiempo y la observancia de cómo la belleza de los ríos heraclitianos se ha trasuntado en angustiados mares… embarrados, sucios y podridos, por la codiciosa acción de la avaricia de un grupo emergente de seres -¡no sé, de verdad, si humanos!
Paco Huelva
Abril de 2014

La Pasión: entre lo ético, lo estético y lo religioso

From Particulares. Published on 14/04/2014.


Andan por las calles de España multitud de personas a la caza del instante sublime. Husmeando en la publicidad o en el chismorreo de otros, persiguen la belleza que contendrá un icono, en tal hora y en tal sitio, acompañada de un fervoroso pueblo que será testigo del esfuerzo de unos pocos bajo las trabajaderas y que será inmortalizado en un video o en una foto que se llevarán a casa como trofeo por haber sido testigos oculares de un prodigio: de algo gozoso.
La Semana Santa es en primer lugar una oportunidad de negocio para muchos sectores, lo que no implica la existencia de un goce estético que epata a un buen sector de la población autóctona o extranjera un año tras otro.
Es indudable que en esta manifestación religiosa tan extendida en España y en algunos países latinoamericanos, hay un fondo de tradición, un poco de fe y un mucho de espectáculo multitudinario en donde el pueblo llano y los regidores se mancomunan como iguales. Es decir, como por ensalmo, cada cual aparca los problemas cotidianos para formar parte de un todo que lo identifica como barrio, como pueblo o como personas pertenecientes a un territorio que los hace singulares y únicos.
Y esto no es malo, no, siempre que seamos conscientes de ello. Las procesiones tienen un sentido teológico, una mística, un poso religioso que acompañado de la música o del silencio absoluto en su caso… del esfuerzo de los costaleros, de la vistosidad de los Pasos, del valor artístico de las tallas o de la fama que hayan cosechado con los años… hace posible, sin que nos demos cuenta, que en la retina de la ciudadanía siga calando un sentido medieval de la vida poco o nada acorde con los tiempos que padecemos, por utilizar un apelativo lábil.
No hablo de estética, que la hay y a raudales, en cualquier esquina del sur de la piel de toro, de Extremadura, de Levante, de la Castilla profunda o de otros lugares del territorio.
Pero yo quiero hablar de ética, de lo que debiera haber y no hay, de lo que no se ve. Porque esa belleza indudable es tal que transmuta nuestra percepción de las cosas hasta dejarnos ciegos y faltos de raciocinio. Es verdad que la razón no lo es todo ni debe serlo. Que los sentimientos no han de ser pautados por medidas o códigos. Pero también es cierto que hemos de ser cautos o caeremos en la complacencia de los sentidos y eso tiene algo de engañoso. Es como el sediento que ve oasis en donde no los hay. O el ciego que sueña pensando que lo ve todo. No, no. Hay mucho más detrás de estos acontecimientos religiosos. Mucho más y no es hermoso.
Hay dolor y sufrimiento: el que alegorizan los hombres y mujeres que portan el peso de los dioses, tal como en la vida ordinaria. Hay ostentación y vanagloria escenificados por los representantes en la tierra de los que todo lo pueden, engalanados con finas telas bordadas con hilos de oro y rodeados de incienso milagroso, mientras que los que nada tienen siguen conservando el hambre y la escudilla en la mano a ver si con la gente que se agolpa tras los Pasos pueden hacer el agosto y comer mañana.
Hay connivencia por parte de los que ejercen el poder, sin duda. Más o menos obligada por el ejercicio del cargo representativo que ostentan, en nombre de todos, creyentes o no, pero la hay porque con su presencia legitima la existencia de otro mundo en donde se remediarán los males que nos aquejan en éste, y que sus erráticas políticas no aciertan a resolver: esa etérea creencia de que después de muertos alcanzaremos el bienestar que aquí perdimos y nos serán redimidos los pecados haciendo de nosotros hombres y mujeres nuevos. Pero no aquí, no. Aquí no. En el reino de los cielos.
La Cruz, la verdadera cruz, es la que pasan millones de personas para encontrar un pedazo de pan que llevarse a la boca. Lo demás es estética; puede que gloriosa belleza si lo desean, pero nada más. Y en este caso concreto, sin duda, también dogmatismo religioso. Mucho.
Paco Huelva
Abril de 2014

Fronteras I

From Particulares. Published on 14/04/2014.

El Centro de Acogida que Cáritas tiene en Rabat no es un hospital pero muchos días lo parece. Desde finales del 2013, cuando el gobierno marroquí anunció su nueva política de regularizaciones y dejó de aplicar las expulsiones a Argelia para reagrupar a los inmigrantes en las ciudades, Rabat está saturado. El Centro está saturado. En el mes de marzo el Centro parecía un hospital. Habían llegado 300 inmigrantes de los cuales cuarenta venían con heridas graves producidas por nuestras concertinas, ésas que están colocadas en la valla para disuadir y que, según el ministro Fernández Díaz, no hacían tanto daño. Esta es la situación cotidiana de nuestra frontera. Emigrantes buscando una nueva vida, que son tratados como delincuentes, que sufren disparos, que se ahogan o que regresan heridos por donde vinieron.

Es el clamor de los pobres, al que hacemos oídos sordos. Es el clamor de los pobres que no se hace carne en nosotros, que no nos estremece las entrañas de dolor. Los discursos de los políticos ignoran la realidad del sufrimiento de tantas personas, discursos que hablan de cifras y números, de invasiones, de que vienen a quitarnos lo nuestro, como si la tierra tuviera derecho de propiedad. Así se habla de avalanchas, de razones de Estado, que desvían la atención de lo verdaderamente importante: son personas, seres humanos. Este hecho tan simple y elemental es el que se ignora en la práctica en las políticas migratorias de la Unión Europea; políticas crueles e inhumanas. Porque no es sólo la frontera española, ahí están Lampedusa y tantos lugares más donde se viven los trágicos efectos de no saber o no querer mirar la realidad frente a frente. Mirar cara a cara a los pobres, víctimas del abismo de la desigualdad que hemos creado en nuestro mundo; un mundo donde las fronteras se inventaron para separarnos. Como decía la canción: entre tu pueblo y mi pueblo hay un punto y una raya, con tantas rayas y puntos el mapa es un telegrama...

Hay que cambiar de raíz nuestra mirada y obligar a que nuestros dirigentes la cambien y ver al migrante como un ser humano que nos invita a acogerlo y tener el valor de encontrar todo lo bueno de la humanidad en su rostro sufriente. Hay que acompañarlo en su lucha por una vida digna. Hay que desterrar el odio, hay que tumbar las vallas, eliminar las fronteras y abrazar y acoger para crecer y ser mejores. La Tierra es de todos....

Abstraída en su lenta melancolía

From Particulares. Published on 14/04/2014.

Abstraída en su lenta melancolía

Ajena al vaivén que la mece,

A los pasajeros que suben o bajan

Con todo su efecto equilibrado

Entre lo vulgar y lo sublime.

Pasan las estaciones todas ellas

Extasiadas de la esencia de los paisajes

De la civilización perdida de los campos.

También el tren se desliza y se detiene.

Pero ella continúa forastera por el camino

Padeciendo en su mirada la distancia

Después de haber retenido toda la espera.

Sin afanes de llegar nunca a ese destino

Desde donde unos parten y otros llegan.

Ya no persigue nada, ya nada se le escapa,

Su realidad ya no existe ni las heridas le duelen

Sólo sigue viendo bajo su techo todo cuanto sucede.

Ausente

From Particulares. Published on 11/04/2014.

Ir a la Sierra de Huelva, nuestra parte de Sierra Morena, siempre es un placer, aunque sea por trabajo (el de Eva). Han sido cuatro días extenuantes pero fructíferos. Yo iba sólo de taxista, así que he desconectado prácticamente de mi propio trabajo, de internet y de las noticias del mundo mundial. Nombres sonoros: Fuenteheridos, Valdelarco, Cortelazor, Arroyomolinos, Aracena… He leído y he escrito, he tomado el sol, he mirado paisajes deslumbrantes y he comido carne ibérica. En Fuenteheridos me tomé un vino con Manuel Moya y hoy, ya de vuelta, me tomé otro con Uberto Stabile, que presentó a Eva en su lectura en Punta Umbría, ya apeteciendo la costa. Ahora me toca encerrarme con mi traducción y no ver la luz del día.
 Bueno, la luz del día sí.

Corrala Utopía

From Particulares. Published on 11/04/2014.

Una familia, un hogar. Por dignidad humana, política y ciudadana. No es necesario nada más.

Juegos vespertinos

From Particulares. Published on 11/04/2014.


Llegaron corriendo a la caseta del guarda de la alberca. Venancio no estaba. Mientras uno de ellos se desnudaba para bañarse en la pileta chica, donde bebían las bestias, el otro aprovechó la ausencia para visitar el tugurio de Venancio del que salió con una escopeta de dos cañones. ¡Alto! -dijo-. ¡Manos arriba! Su hermano, siguiendo el juego, se escoró hasta el alberchiguero y elevó las manos poniendo cara de resignación por haber sido descubierto por los buenos. El que apuntaba, mirando con cara de forajido, apretó uno de los gatillos. La descarga del arma lo tiró de espaldas y le dislocó el hombro derecho. Su hermano no tendría tanta suerte, murió desangrado por las postas del cartucho.
La escopeta de Venancio, por si se terciaba, siempre andaba presta para lo que fuere.

La Utopía y la corralera

From Particulares. Published on 11/04/2014.

susiSusana Díaz, por su desaforada prepotencia y sus pocas tablas y luces políticas -que no es oro todo lo que reluce- ha metido la pata hasta el corvejón. Y la ha metido en más de una ocasión en un corto espacio de tiempo y en relación al mismo asunto: la Utopía -y es que en el vocabulario pacato de esta buena moza no debe figurar tal palabra. Porque Susana Díaz, toda glamour provinciano, ha acusado a miembros del Gobierno que ella misma preside de haber prevaricado por haber llevado a cabo el realojo transitorio de los vecinos de la corrala la Utopía con un escrupuloso respeto a la normativa vigente y en cumplimiento de una resolución judicial. Y por una cuestión de humanidad, oiga. Y posteriormente, en un acto de estupidez y soberbia supinas, ha firmado un Decreto -recién publicado esta mañana poniendo punto final a una barrabasada chapucera ideada con premeditación, nocturnidad, alevosía- retirando las competencias en materia de vivienda a la Consejería de Fomento y Vivienda.

Así, esta Presidenta que no merecen sufrir los andaluces, ha metido la pata y después no ha querido sacarla. Y mira que hubiese sido bien fácil. Habría bastado con emular a nuestro tan campechano y simpático monarca -con el cual le faltó tiempo para fotografiarse como uno de los pasos a dar en su más que evidente ansiado salto a arenas políticas más elevadas- y haber dicho simplemente “lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir”. Pero algo así en Susana Díaz es impensable. Porque puede aparentar ser casi tan campechana y simpática como el Rey de España, pero, a arrogancia, no le gana ni el más soberbio de todos los Borbones.

En el PSOE, donde la de momento Presidenta del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía se ha encargado de ir defenestrando a todos aquellos que pudieran hacerle sombra de algún modo, más de uno se debe estar frotando las manos y celebrando el estrepitoso fracaso de la boutade de Susana y su necio y esperpéntico sostenella y no enmendalla.

Susanita tiene un marrón. Y no es nada chiquitín.

El minigolf de Pablo Rada

From Particulares. Published on 10/04/2014.

Gracias al Tweet de @mariviaguado nos hemos enterado de la última obra faraónica de nuestra querida ciudad. En este caso la tenemos situada en pleno Pablo Rada, una de las calles principales de Huelva. Para engrandecer la ciudad y aumentar su patrimonio, el ayuntamiento ha colocado un pequeño… jardín en uno de los acerados de […]

Breve introducción a nuestra democracia

From Particulares. Published on 10/04/2014.

monos0(eyaculación precoz, desgarro anal y test de embarazo no deseado positivo)

Son como dos monitos amaestrados
en la última atracción de una feria barata.
Parece que actuasen a su libre albedrío
y fuesen enemigos enconados
que se escupen, se muerden, se golpean
con la furia de Foreman y Alí,
generando entre el público,
amén de regocijo chabacano
y estulto, una fanática
división de opiniones,
no exenta, sin embargo, según soplen los vientos,
de cambios repentinos de chaqueta.
Son los asaltos de la basura,
esos en los que su amo y domador
aún no se juega nada en las apuestas.
Mas llegado el instante
de rentabilizar el espectáculo
basta una indicación de su señor
para que se abalancen al unísono
sobre la embrutecida concurrencia
a la que escupen, muerden, lanzan golpes
con la furia de un carro de combate
para, tras el knock-out, desvalijarla
y reventarle el ano.

El color de la sangre de las princesas, de Rosa Díaz

From Particulares. Published on 09/04/2014.


“…aprendí a convivir con la disparidad de criterios.”
No hace mucho que conocí personalmente a la escritora Rosa Díaz. Un aluvión. Una persona de la que emana siempre la palabra franca: el verbo preciso acunado con el rigor que la reflexión aporta al conocimiento de los seres y de las cosas. Que sabe que el Uno y el Todo presocrático están conformados con la misma alquimia, pero, en su caso, ese aserto no ha sido interiorizado en proceso de aculturación alguno -que debiera ser el natural- sino que nace de un enfoque distinto de ver y andar la vida. Por un mirar viendo por continuar en la senda helénica, que es el que permite al individuo hacerse universal, heterodoxo y solidario.
Acabo de finalizar su poemario El color de la sangre de las princesas, editado en 2003 en la “Colección Melibea”, que fue galardonado con el accésit del Premio de Poesía Rafael Morales en 2002 por un jurado compuesto por José Hierro, Antonio Hernández, Ángel García López, Joaquín Benito de Lucas y Carlos Gil.
Antes del magnífico prefacio realizado por Juan de Dios Ruiz-Copete, la autora confiesa sus intenciones en una frase que a día de hoy sigue pesando -o debiera pesar- como una losa funeraria en la conciencia individual y colectiva, pero que, todos los regidores del mundo que hollamos, evaden en el ejercicio de gobierno de la res pública: “Quiero unirme con este libro a la solidaridad que necesita el mundo para una integración total. Quiero señalar, -señalarnos- a todos los que, con la aceptación o la ignorancia, retienen -retenemos- los “carnés de dignidad” de los que habitan los palacios de la mugre.
En “Hijos de un dios mayor”, incluido en este texto, dice Rosa Díaz:
Ellos hicieron posible el usar y tirar, el vaquero, la Metro, los ojos de Paul Newman. De Margarita Cansino, sacaron a Gilda desnudándose el brazo. De una miope, la mirada orgásmica de Marilyn. Del séptimo de caballería, el adiestramiento de los indios para que gatearan por Manhattan ejerciendo el funambulismo, y construyeran la escalera de Jacob y las torres de Babel. John Wayne puso los puños, Marlon Brando el rostro y Bogart el rubio americano. Habían salvado al soldado Ryan y echado a Nixon de la Casa Blanca.
Ellos, los de la silla eléctrica y los Oscar, los de William Wyler y el Bronx. Los que nos enseñaron la cinematografía de la guerra y el suicidio de Madame Butterfly. Los que hicieron rico a Rex Buttler y soberbia a Escarlata O`Hara. Los que vivían serenos y santos en su país de hierro.
A ellos les ha llegado el horror cuando los aviones volaron bajos, o sea, en ese vestíbulo sideral del emporio del dólar y sus complejidades. Y nosotros, los que jamás creímos en los héroes ni en la arrogancia. Los que hemos puesto la otra mejilla y estamos en el camino de la paciencia. Los que repudiamos el Ave César y el pulgar hacia debajo de Peter Ustinov, nos hemos remitido a esperar.

Toda una génesis filosófica que condensa la visión a la vez distanciada y comprometida de Rosa Díaz: un “estar sola rodeada de gente y en silencio dentro del ruido” que le permite visualizar el cosmos desde la sembrada tierra de una personal reflexión sobre el entorno.
“Me alimenté de lo viejo”, ha sentenciado Rosa alguna vez. Ese conocer, ese estudiar el pretérito, esa afición por la lectura y la escritura que le han acompañado desde la niñez, hacen de sus artículos, de sus poemas…, de su obra en general, un compendio, un código de axiomas que saca las vergüenzas a una sociedad enfebrecida por el color del dinero y por la avaricia. Por ese estar y no ser que domina nuestro comportamiento y que ha hecho que seamos eslabones de la cadena diabólica que transita sin sentimiento, sin vergüenza, sin compasión, sin horror… por los males que oprimen el mundo, diseñados con meticulosa escrupulosidad en los laboratorios donde se elabora la droga del poder que sólo unos pocos atesoran.
El color de la sangre de las princesas no es un libro para meapilas ni para políticos poco o nada comprometidos con aquello que, sin embargo, proclaman a voz en grito o redactan en filibusteros programas de gobierno y códigos éticos. Para todos aquellos que, a pesar de sus falsas proclamas, abandonan a los sin techo, a los sin nada, a los que viven pendiente de conseguir un trozo de pan duro en una bolsa de basura o una colilla abandonada en una ciudad cualquiera de las que pueblan este globo que temporalmente nos aglutina, dicen, que en sociedades civilizadas.
Rosa Díaz posee un mundo literario y una concepción particular del mundo, como es lógico, pero, ese mundo, real o ficticio, mal que les pese a algunos, es en realidad el mundo de todos. Un basural para los más. Un verdadero pandemonio: Mira el Sanedrín amiga mía, son ellos, los de siempre, los de la intriga y la cal.
Pocos libros me han llenado tanto en mis últimas lecturas como éste. Han abierto las ventanas de lo que soy, de lo que somos. Han revuelto más si cabe mi rebeldía. Me han inducido a continuar en el camino de la denuncia utilizando como arma la palabra, ese elemento que nos diferencia de lo puramente animal que hay en todos nosotros.
Paco Huelva
Abril de 2014

Pasos que rescatan la dignidad

From Particulares. Published on 09/04/2014.

Con paso firme y decidido iba delante mía. No llevaba bandera, ni camiseta con logotipo, ni pancarta, ni nada que le relacionase con algún grupo, movimiento, plataforma o partido. Solo llevaba una bolsita de plástico blanca que ni siquiera tenía publicidad y dentro de ella un pequeño bulto envuelto en papel de aluminio. Su cazadora era vieja, muy vieja, daba la impresión de haber vivido ya muchos inviernos y de tener que durar otros tantos más.

Su paso, su presencia me hablaba de sencillez, de intemperie, de necesidad. Una necesidad que le obligó a salir de su vida pausada y tranquila, para unirse a tantas otras personas en una marcha a pie desde Andalucía hasta el mismo centro de la capital.

El tiempo que fui andando tras sus pasos me sirvió para trascender el momento, hacerle presente en mi cabeza a él y con él a todas las personas que semanas antes, habían decidido ponerse en marcha para reivindicar que la dignidad es lo último que hay que dejarse robar, porque en ella nos va la vida. Y con ese convencimiento cruzaron España, durmiendo en polideportivos, comiendo lo que los vecinos de cada pueblo o ciudad les preparaba, contagiando motivos y actitud de lucha activa por allí por donde iban pasando.

Por eso el pasado 22 de Marzo en el centro de Madrid confluimos más de un millón de personas, pese al vacío informativo que los medios hicieron sobre el tema. Porque ellos con sus propios pasos eran los que denunciaban y anunciaban la lucha social por "pan, trabajo y casa". Como la propia columna andaluza publicaba en las redes: "Marchamos por nuestras tierras, por nuestras familias, por nuestra libertad. Marchamos. Por la justicia, por la solidaridad y por los derechos para todos... marchamos". Y por eso en la marcha estuvimos representados todos. Los que no podíamos, los que no sabíamos y los que no queríamos, porque la solidaridad sabe esperar, ser y estar por quienes aún no despertaron.

Pero la lucha sigue, ahora en Sevilla, en Plaza Nueva, lugar hasta donde se han desplazado algunos de los Campamentos Dignidad del país para apoyar a las vecinas de la Corrala Utopía que fueron desahuciadas el pasado domingo de sus casas. Han pasado de ser Corrala a ser Campamento Utopía, convencidas de que de la calle no se mueven hasta que no haya una solución. Y con la misma convicción que en el 22M, marcharon las vecinas hasta la puerta del ayuntamiento de Sevilla rescatando por segunda vez su dignidad de manos de la usura.

Otra Europa

From Particulares. Published on 07/04/2014.


No puedo. Sinceramente no puedo vivir de esta forma. Los acontecimientos me superan. La apatía de los sindicatos me abruma. La incapacidad de ciertos “líderes” políticos me anonada. Los silencios cómplices atronan mis oídos como movimientos telúricos.
Si alguna pitonisa me hubiera soplado hace una década que, a día de hoy, íbamos a transitar por estos andurriales, le hubiera dicho a la cara que poco o nada tenía de la mantia que ejercieran con acierto el ciego Tiresias o la Pitia del oráculo de Delfos, por poner un par de ejemplos.
No hay nada peor que vivir sin referentes. Es como si no tuviéramos pretérito. Como si todo aquello que nos ha hecho como somos: costumbres, tradiciones, leyes, espacio o tiempo… pudiera borrarse de un plumazo por los nuevos regidores del universo.
Nos están haciendo circular por un sendero que sólo conduce a la defensa del individualismo más atroz en detrimento de las conquistas sociales que jalonaron la política de los siglos XIX y XX y que tanto bienestar aportaron a aquellas personas que menos o nada poseían.
Siento vergüenza -como ciudadano europeo- del derrotero que están tomando las cosas en nuestro continente. Estamos perdiendo derechos tal como se escapa la calderilla de un bolsillo roto.
¡Qué pena de sangre derramada en pos de la consecución de los mismos! ¡Qué poca conciencia la nuestra! ¡Qué insolidaridad con los otros! Con los que nada tienen, con los sin techo, los sin trabajo, los sin formación, los sin nada…
¡Qué pena también de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos! Esos jóvenes españoles que mendigan un mísero trabajo por un país y por otro, cobrando como “minijobs” pero desarrollando labores a tiempo completo o casi, y que, curiosamente, forman parte de la generación más formada que jamás tuvo España, por ceñirnos al terruño.
¡Qué desolador panorama! Estoy hasta las narices de los estrategas macroeconómicos que alimentan a los bancos y a las multinacionales y abandonan a su suerte a las personas.
Hemos olvidado que el poder reside en el pueblo; que es la ciudadanía quien pone y quita gobiernos. Que sí se puede, cuando se quiere.
Tengo la impresión de que vamos a una balcanización de la política y el sueño europeo se irá con los liberales vientos dominantes. Una pena y grande, esto que nos ocurre.
La pérdida de votos de los grandes partidos políticos en todos los países europeos y la cosecha de los mismos que están realizando partidos radicales de izquierda o de derecha muestran el incierto camino diseñado por los que mueven las fichas en cenáculos elitistas y ocultos.
La Europa constituida, tal como está, no traerá bienestar sino más pobreza. ¿Cuánto hemos de esperar más para dar por cierto dicho aserto? ¿Cuánto?
Los ideales que sirvieron de basamento para la construcción de la misma han sido sustituidos por códigos que sustentan la injusticia, la insolidaridad y la desigualdad.
No quiero. No creo en esta Europa. Su vereda lleva a un futuro de dolor y llanto que sólo padecerán los más débiles.
Necesitamos una revolución en las Ideas para contraponerla firme y sólida frente al dogmatismo economicista imperante y que ha arruinado la vida de tantos seres humanos sumiéndolos en la miseria.
Paco Huelva
Abril de 2014

¿Qué cavernícolas?

From Particulares. Published on 06/04/2014.

Se puede ser independentista y no ser un majadero y un imbécil integral. Lo que he dicho no reza para Manuel Huerga, cineasta. En una entrevista en “Rockdelux” afirma que él es “uno de esos independentistas forzado a abandonar un país que me desprecia como ciudadano, como catalán”. ¿Qué país es ese que le desprecia? “La España carca, reaccionaria y nacionalcatólica”, la cual “sólo da vergüenza ajena”. Y prosigue: “Esa marca España, la casposidad, las muestras de ignorancia, de incompetencia, la corrupción, la incomprensión a la variedad cultural”. Y aún añade: “Un mundo prehistórico, de mentalidad cerrada, cavernícola”.
Eh, espera, espera, que me he perdido: ¿quién despreciaba a quién?
 Se lo pone muy fácil a todos los que están deseando sacar a relucir la corrupción en Cataluña, los recortes salvajes de la Generalitat, la catetez de algunos medios nacionalistas y su invención del pasado, los medios de comunicación cautivos del nacionalismo, la casposidad de la Cataluña rural, atrasada e ignorante, la intolerancia de ciertas élites intelectuales catalanes que ven a los pobrecitos extremeños y andaluces como ciudadanos de segunda…
La España que él describe existe, pero no es España. La Cataluña que yo he descrito existe, pero no es Cataluña.
Si los catalanes quieren irse, no seré yo quien se lo impida. Pero atención, queridos catalanes: os vais a tener que tragar a este tipo de intelectuales “orgánicos”. Este es el nivel de los futuros intelectuales del régimen. Todo vuestro.
Si pensara (pero no lo pienso) que la media del pensamiento catalán la representan gorilas como Manuel Huerga, lo único que desearía es que fuese España la que abandonara “ese mundo prehistórico, de mentalidad cerrada, cavernícola, que me desprecia como ciudadano”.

 

Columna de opinión

From Particulares. Published on 05/04/2014.

La verdad es que opinar sobre la actualidad es algo que debería dejar para el griterío de Facebook. Ya habíamos quedado en que en este blog hablaríamos bajito y sólo de nimiedades cotidianas. Pero la vida no tiene compartimentos estancos.
Está lo de la Espe. Cuanto menos diga mejor, dada la invencible repugnancia que me produce este personaje. En cualquier caso, no le va a ocurrir nada: nada de lo que nos ocurriría a cualquier de nosotros de hacer lo que ella hizo (para empezar, esa noche hubiéramos dormido en el calabozo). Esto ya ilustra suficientemente la clase de país en el que vivimos.
Lo del rey y el 23-F. Antes de empezar a dar alaridos, como han hecho mis compañeros de IU, prefiero hacerme algunas preguntas, como buen escéptico. ¿Felipe González aceptando el cargo de vicepresidente en un gobierno de concentración presidido por un militar? Sinceramente, no cuela. Felipe González, y media España, sabían que era cuestión de un año que el PSOE ganara las elecciones por goleada, como efectivamente sucedió. Curtidos en la oposición, no iban a echar por tierra un triunfo que ya tenían cantado. Y cuando un detalle no encaja, todo el resto del tingladillo se desmorona. Pilar Urbano tiene, por lo demás, una larga trayectoria de ejercicio del sensacionalismo. Sigamos indagando, con la venia.
Bolinaga. No me da pena. Pena me dan sus víctimas. A los psicópatas hay que apartarlos de la calle, y es lo que han hecho. Dicho esto, me gustaría que el peso de la ley cayera con igual firmeza sobre Muñecas, Billy el Niño y el resto de la banda, a los que quisiera ver embarcando en un vuelo a Buenos Aires, convenientemente custodiados, tal como se traslada a los delincuentes.
Y luego ese asunto de…
No, se acabó. Fin de la columna de opinión. Prefiero pensar en el solazo de mañana, en el trabajo que voy a entregar, en el paseo por la playa, en que vendrán Pilar y Fernando a cenar… Promete, el sábado. La vida es muy fea y nuestra obligación es hacerla maravillosa.

 

A todo gas

From Particulares. Published on 03/04/2014.

aguirre-cocheCuando en Madrid se nombró
asesor a Carromero,
algún que otro “porculero”
de izquierdas lo cuestionó,
presumiendo que el gachó
en nada asesoraría.
Hoy se vio que si valía,
y decirles me complace
que Aguirre, hecha un kamikaze,
embistió a la policía.

Daño

From Particulares. Published on 03/04/2014.

Cuantos más años cumples, más decepciones vas sufriendo. Pero se supone que el mismo mecanismo que te impide engañarte sobre las circunstancias te proporciona el estoicismo necesario, el temple para que los reveses no te duelan tanto. No es así. Sigues tan indefenso como en aquellos años en que todavía no te habías endurecido, no habías vivido lo suficiente como para encontrar algunas respuestas, algunos consuelos.
Pero que te falle el mundo mundial se sobrelleva. Uno no espera grandes cosas, a estas alturas. Lo malo es cuando te falla lo que tú más querías, tu carne y tu sangre, aquel o aquella por quien lo habrías dado todo. Entonces es cuando te planteas: ¿en qué creer?
Cuando apuestas mucho, personal, sentimental y emocionalmente, cuando te das, el tipo de recompensa que esperas en reciprocidad no es más ni menos que esa misma cálida moneda intangible. Sin ella estás perdido. Ninguna tienda del mundo fía la amistad, ningún banco da crédito con ese aval.
He perdido pocos amigos en mi vida. Verdaderos, pocos. Esas pocas pérdidas fueron terribles. Ninguna tan devastadora como esta. Eva y yo nos preguntamos qué hemos hecho, por qué la persona en cuestión nos castiga. Hemos pensado que no nos castiga a nosotros sino a sí misma. Cuando alguien quiere hacerse daño lo hace a través de persona interpuesta.
Pero el daño prospera. No se vive impunemente. Cuanto haces provoca daños colaterales.
A los seres humanos nos gusta construir murallas a nuestro alrededor, cuanto más sólidas mejor. Ninguna tan inexpugnable como la autocompasión.
No te permite ver a nadie más. Ni a ti mismo.

Desencuentros

From Particulares. Published on 02/04/2014.


No puedo esperar a estas alturas de nuestras vidas que una sonrisa tuya vaya dirigida a mi persona. Tal empresa se me antoja tan difícil e improbable como si tuviese que localizar agua en un desierto. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que los oasis existentes en ti -en donde en otra época pude gozar de la inmensa dicha de tenerte- se han secado y hoy son simples espejismos a los que nunca podré dar alcance.
Porque… lo que deseo de ti, lo que ansío con toda mi alma, es la sonrisa abierta y franca de los primeros días y no la tirantez de tu rostro, la brusquedad de tus gestos, ni esos huidizos ojos que no miran de frente a no ser para clavarme, implacables, los acerados puñales que irradian tus enfebrecidas pupilas llenas de odio.
Tus labios, tanto tiempo sellados en un rictus amargo y malintencionado, me hablan -nos hablan- de tu desdicha y de la mía, esa que ha encadenado las palabras en algún lugar de nuestro interior y que nos impedirá por siempre comunicarnos.
Vivimos en silencio; el silencio es el dios que ambos adoramos… que por desgracia veneramos. Y ese silencio, que clama y grita como tormenta desatada, es el principal causante de que ambos nos hayamos convertido en sordos para escuchar nuestros lamentos. Él es el responsable de que nos hayamos perdido en la noche negra en que habitamos…, él es quien no permite que nos encontremos ni siquiera en la estrechez y angostura de nuestra pequeña casa, esa que en otro tiempo levantamos con sacrificio y con austeridad, pero, sobre todo, con ilusiones y con sueños que ahora se han extraviado en algún recodo incierto.
He decidido marcharme. Sé que es lo que deseas y lo que, sin pronunciar palabra alguna, llevas pidiendo hace tiempo, demasiado tiempo. Me iré sin aspavientos, siguiendo la pauta actual de nuestra conducta: sin decir nada y sin preguntar nada; creo que es la mejor forma de enterrar lo nuestro, de esquivar este dolor de vernos como seres muertos.
Cuando… ahora, en unos instantes, después de escribir esto, abra la puerta para marcharme y te vea sentada, entretenida, haciendo como que lees, aparentando que no te das cuenta de lo que hago -aceptándolo-, manteniendo con esfuerzo la inmovilidad de tu cuerpo, me morderé los labios intentando reprimir el sollozo que titilará en mi garganta, sin poder ver ya el venero de lágrimas que surcará tu cara, justo cuando, suave, muy suave, cierre la puerta de nuestra vida en común, de nuestra casa, esa que fue testigo de nuestros desencuentros.
Paco Huelva
Abril de 2014

La pluie

From Particulares. Published on 01/04/2014.

Afuera llueve sin parar y el viento parece un fantasma, como si esto fuera Asturias. Uno se siente atrapado en casa, y Nana también. Quiere salir, aunque se moje. Se sube lo más alto que puede y con la patita, inútilmente, les da golpecitos a las llaves puestas en la cerradura, porque ha observado que así es como nosotros abrimos la puerta. Es muy tonta o muy lista, según se mire.
Aprovecho para adelantar trabajo. He hecho las páginas diarias que me he marcado y algunas más. Este oficio tiene algo de adicción obsesiva. Te dices: “Venga, sigo y hago otra”. Y la haces. Y luego te dices: “Venga…”.
Tiene su gracia: el frío afuera, el calorcito dentro, el café humeante, la pipa en la boca, perfumando mi estudio. En días así uno refrena sus sueños más salvajes, juega al pequeño-burgués, se acurruca y no concibe una orgía o un exceso o escribir un poema brutal. También trabajo con sol, eh, y muchas horas. Ni siquiera necesito el sol para tirarme sobre la arena y cocerme a fuego lento. Me basta con que entre por la ventana, me basta con que me acaricie cuando voy a Correos, me basta con que me haga hervir la sangre, mirar hacia arriba y ver azul, azul, esa calidez que es hermana del deseo.
Para el fin de semana vuelven el sol y el calor. Entre tanto, disfruto de la lluvia, por rara aquí, porque no se enquista semanas enteras. Nos lava y nos absuelve y nos reconcentra en nosotros mismos. Para que el sol después nos disperse de nuevo, gozosamente.
Y ya basta de ponerse estupendo con la lluvia, la lluvia… Me voy a cenar y a ver “Los misterios de Laura”.

A propósito de la condena a Pablo Hasél

From Particulares. Published on 01/04/2014.

pablohasel“Pido la paz y la palabra” –repitió hasta la saciedad Blas de Otero. La paz y la palabra, no la paz o la palabra. Porque la paz sin la palabra es como un gorrioncillo que cae del nido y queda a merced de la intemperie para terminar muriendo de hambre, frío y desamparo. Porque de su cadáver putrefacto terminan brotando las malas hierbas de la violencia. Porque en este país sobran altavoces para unos y sordinas para otros. Sobran cardenales haciendo rancios discursos políticos. Sobran políticos bajo palio. Sobra miseria y sobran miserables. Sobran declaraciones de amor interesadas e hipócritas. Sobra rabia amordazada. Sobran mamporreros con toga. Sobran inquisidores y censores sembrando vientos que degüellan la palabra. Porque de esos vientos todos terminaremos recogiendo y sufriendo las tempestades. Por todo ello pido la paz y la palabra. Y libertad para expresar el desprecio y hasta el odio que sentimos o podamos llegar a sentir por todo aquello que no consideramos justo. Pido la paz y la palabra; también para Pablo Hasél.

Extrañas leyes

From Particulares. Published on 01/04/2014.


Enfilé la navaja de cachas rojas buscando sus entrañas hasta que los ojos se le pusieron como platos luminosos. No iba a consentir que la puteara más, que siguiera poniendo sus manos de cerdo sobre su cuerpo.
Cuando la vi por primera vez, en aquel antro mugriento, no me cuadró que estuviese con aquel hijo de puta que podría ser su abuelo. Observé cómo la chuleaba obligándola a hacer la esquina y luego le sacaba las perras. Sólo me he acostado con ella una vez, pero no iba a consentir que ese mamón de mierda la manoseara más, que le robara lo que sacaba chingando toda la noche con quien se terciara. Por eso fui a casa a por la navaja de padre, la de cachas rojas y brillantes, la que sabe sola lo que hay que hacer y con la que mi viejo mandó al otro barrio a unos pocos. Ella sabría por dónde entrarle para cortarle el aliento.
Cuando regresé con ella en el bolsillo, él estaba en el bar acompañado de varios colegas. Me acerqué y le dije:
-¡Prepárate, porque vengo a matarte!
-¿Por qué?
-¡Porque eres un cabrón y un hijo de puta!
Él me miró de arriba a abajo, acabó la copa y se levantó, mientras decía:
-¡Esperad un momento, voy a liquidar esto!
Al pasar a mi lado, susurró, sin mirarme:
-¡Vamos, te espero fuera!
Cuando llegamos al solar donde se pinchan los drogatas, su herramienta le robó esquirlas a la luna y su cara se iluminó de acero por un instante.
-¡Venga!, dijo.
Arremetí contra él siguiendo el camino que marcaba la navaja de cachas rojas. Eso es lo que pasó, señor Juez. Solo eso. Él no merecía vivir…, era un cabrón y por eso lo maté. Lo que no entiendo es que, cuando se retorcía de dolor en el suelo, enfangado en su propia sangre, ella intentara sacarme los ojos. Que en vez de estar agradecida quisiera matarme. Eso es lo que no comprendo. Por lo demás, no me arrepiento de nada. Lo haría otra vez si fuera necesario… aun sabiendo, como sé ahora, que no era un chulo normal, que era su padre; que fue su propio padre quien la metió en el negocio.

Carta de una sanjuanera indignada

From Particulares. Published on 01/04/2014.

Como la mayoría de onubenses saben, todos los años se celebran las fiestas patronales en honor a San Juan Bautista. El año pasado se contrató el montaje de las casetas del recinto ferial con una empresa distinta a la que lo venia haciendo todos los años. El montaje de las casetas fue un desastre, y […]

Parámetros

From Particulares. Published on 31/03/2014.


-¡Póngame dos o tres platos de ensaladilla!
-¿Dos, o tres? -preguntó la camarera con porte autoritario.
-¡Tres o cuatro! -contestó el gitano viejo levantando el bastón de mando.
Paco Huelva
Abril de 2014

  • Promotoras de la Iniciativa Tecnonova Onubenses.org:

    Fundación Utopía Verde Asociación Mundo Solidario Plataforma Animalista Mundial AECA Ofitec Gestproyect SLDiseño web Huelva y otros servicios avanzados de Internet

    Los logos y marcas pertenecen a sus propietarios y las publicaciones son responsabilidad de sus autores.
    Puedes copiar, distribuir y modificar libremente cualquier obra que pertenezca a la Iniciativa Tecnonova Onubenses.org,
    siempre que cites nuestra autoría, enlaces nuestro sitio web y las obras derivadas de las nuestras
    sean liberadas bajo la misma licencia de documentación libre:
    Licencia GNU FDL (traducción no oficial a Español).
Onubenses.org: Sociedad Civil de Huelva